Los negocios son de la gente

Dafin Group

Una empresa líder en eventos y recursos humanos sugiere respuestas para la crisis.

Los negocios se crean y desarrollan pensando en las necesidades de la gente, de los receptores de la idea. Pero no es menos cierto que las propuestas surgen de equipos de trabajo también integrados por gente. Un management lúcido cuida por igual ambos términos de la ecuación. Con el auge de las Relaciones Humanas -expresión abarcadora en lo que atañe a este tema-, han surgido corporaciones dedicadas a potenciar anímicamente al personal de las empresas que las contratan. Ahora bien, la gama de acciones que una compañía puede requerir para optimizar las condiciones anímicas de su equipo de trabajo es tan variada como las vivencias humanas, por eso quienes la asisten externamente en ese propósito suelen limitarse a desarrollar operaciones ceñidas a las rutinas habituales de sus clientes (convenciones, festejos, etc.). Esto deja fuera de juego una importantísima franja de opciones positivas.
En los últimos años, sin embargo, la ingeniería de servicios humanos para empresas se ha ampliado y diversificado con la aparición en nuestro medio de estructuras altamente especializadas pero igualmente abarcadoras. En la zona de liderazgo se mueve Dafing Group, empresa creada hace un decenio que hoy cubre organización de eventos, psicología, marketing, coaching, recreación, capacitación, turismo y diseño. Su director general, Diego Feldberg, se entusiasma con el papel que desempeña el grupo aun en medio de la crisis mundial:

“En una emergencia financiera –dice- las empresas suelen reducir sus presupuestos destinados a eventos, pero los necesitan para seguir vendiendo. Son inversión, no gasto. No hay nuevos productos sin sus correspondientes lanzamientos. Los niveles gerenciales buscan el mejor precio mediante licitaciones, pero mucho más agudamente requieren el mejor servicio. En ese campo es donde versatilidad, experiencia y prestigiosa cartera de clientes favorecen la elección de Dafing. Ahora se percibe una clara reactivación debido a que en el último tercio del año hay multitud de eventos empresariales. Desde luego, hemos debido aguzar el ingenio para crear productos efectivos de bajo costo y explorar (con éxito) la alternativa de empresas interesadas en actuar como sponsors en los eventos de otras organizaciones. Estas acciones son posibles porque la mayoría de nuestros clientes no nos contratan sólo como realizadores de un acto previsible sino como asesores integrales del tema, con libertad para proponer y sugerir.”

El gerente de eventos de Dafing Group, Ricardo Lewkowicz, amplía el panorama: “Trabajamos con empresas argentinas y con multinacionales y, efectivamente, el concepto de evento es para nosotros de una amplitud generosa. Prácticamente todo lo que quiere comunicar una empresa es un evento: llevar de viaje a tres gerentes o clientes, acciones en vía pública, agasajar un visitante de afuera, todo eso son eventos. La competencia es mucha y eficiente; por eso mismo la tentación de probar nuevas opciones es fuerte en las los niveles de decisión. Nuestro secreto es generar una corriente de confianza tal, basada en hechos, que construya entre el cliente y el grupo una sólida identidad de objetivos y una metodología común. El lazo es nuestro fuerte“.

La concreción de un acontecimiento depara resultados variables en el triángulo de la fantasía, lo fortuito y lo posible. Lewkowicz reconoce esas características de una actividad tan polimorfa e inasible en sus detalles creativos, sin embargo las minimiza:
“Una idea de lanzamiento se termina de bajar en el momento en que se ejecuta, pero es imprescindible reducir las incógnitas para seguridad de todos. Para eso están los multimedia: lo que antes se escribía, se relataba y había que hacer entender con palabras y bosquejos, hoy se expresa visualmente. Con un render animado en 3D uno muestra lo que va a ser ese evento y no hay chances de desvío”. www.dafing.com